Un estudio identifica siete variantes del virus en Estados Unidos

Mientras los estadounidenses observan con ansiedad la propagación de las variantes del coronavirus que se identificaron por primera vez en Gran Bretaña y Sudáfrica, los científicos están encontrando una serie de nuevas variantes que parecen haberse originado en Estados Unidos, y muchas de ellas pueden suponer el mismo tipo de amenaza super contagiosa.

En un estudio publicado el domingo, un equipo de investigadores informó de siete linajes crecientes del coronavirus, detectados en estados de todo el país. Todos han obtenido una mutación en el mismo punto exacto de sus genes.

“Está claro que esta mutación tiene algo que ver”, afirma Jeremy Kamil, virólogo del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad Estatal de Luisiana y coautor del nuevo estudio.

Todavía no está claro si esta mutación compartida hace que las variantes sean más contagiosas, pero como aparece en un gen que influye en la forma en que el virus entra en las células humanas, los científicos son muy sospechosos.

“Creo que hay una firma clara de un beneficio evolutivo”, dijo el Dr. Kamil.

No es raro que diferentes linajes genéticos evolucionen independientemente en la misma dirección. Charles Darwin reconoció la evolución convergente en los animales. Los virólogos han descubierto que también ocurre con los virus. A medida que el coronavirus se ramifica en nuevas variantes, los investigadores observan cada día la teoría de la evolución de Darwin en acción.

Es difícil responder incluso a las preguntas básicas sobre la prevalencia de las nuevas variantes en Estados Unidos porque el país secuencia los genomas de menos del 1% de las muestras de análisis de coronavirus. Los investigadores encontraron ejemplos dispersos por gran parte del país, pero no pueden decir dónde surgieron por primera vez.

También es difícil decir si las variantes se están extendiendo ahora porque son más contagiosas, o por alguna otra razón, como los viajes de vacaciones o los eventos de superdifusión.

Los científicos dicen que la mutación podría afectar a la facilidad con la que el virus entra en las células humanas. Pero Jason McLellan, biólogo estructural de la Universidad de Texas en Austin que no participó en el estudio, advirtió que la forma en que el coronavirus suelta sus arpones sigue siendo bastante misteriosa.

“Es difícil saber qué hacen estas sustituciones”, dijo sobre las mutaciones. “Realmente hay que hacer un seguimiento con algunos datos experimentales adicionales”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *