Trump el perdedor


Su propio encuestador muestra por qué se convirtió en un presidente de un solo mandato.

Donald Trump lanzó esta semana un ataque personal contra Mitch McConnell después de que el líder del Partido Republicano en el Senado calificara al expresidente de “responsable práctico y moral” de la fractura del Capitolio del 6 de enero. El Sr. McConnell no necesita nuestra defensa, pero esperamos que los votantes del GOP no compren el intento del Sr. Trump de reescribir la historia de las elecciones de 2020.

La declaración del Sr. Trump no afirmaba que había ganado las elecciones, pero sí empezaba a injertar el resultado, atribuyéndose el mérito de todas las victorias del GOP mientras se jactaba de haber “recibido la mayor cantidad de votos de cualquier presidente en ejercicio de la historia, casi 75.000.000”, aunque Joe Biden le ganó por más de siete millones de votos.

Igual de importante es la cuestión de por qué perdió, y para ello no hay que buscar más allá del propio encuestador del Sr. Trump, Tony Fabrizio. El análisis postelectoral de su firma fue reportado por primera vez por Político, pero vale la pena resucitarlo para que los republicanos reflexionen.

Tony Fabrizio examinó los datos de las encuestas a pie de urna y del VoteCast de AP en 10 estados muy disputados que ganó el Sr. Trump en 2016. El Sr. Trump perdió cinco de ellos en 2020 -Arizona, Georgia, Pensilvania, Michigan y Wisconsin- mientras que se llevó Iowa, Florida, Carolina del Norte, Ohio y

Una conclusión sorprendente: el Sr. Trump perdió a pesar de que el electorado era más republicano en 2020 que en 2016. El Sr. Fabrizio informa de que el Sr. Trump perdió “en gran parte debido a un giro masivo” entre los independientes y una erosión entre los republicanos. Esto ayuda a explicar cómo el Partido Republicano ganó una docena de escaños en la Cámara incluso cuando Mr. Trump se convirtió en el primer presidente que pierde la reelección desde George H. W. Bush.

Gran parte de esa erosión en el apoyo se basó en la aversión por el Sr. Trump personalmente y la forma en que manejó la presidencia. “Aunque la mayoría de los votantes dijeron que no consideraban a ninguno de los dos candidatos presidenciales honestos o dignos de confianza, Biden tenía una ventaja de dos dígitos sobre POTUS”, especialmente en los cinco estados que cambiaron a Biden en 2020, dice el análisis de Fabrizio.

El Sr. Trump fue favorecido 6 a 1 o más entre los votantes sobre la economía. Pero el coronavirus fue el tema principal de los votantes en ambos grupos de estados, y el Sr. Biden llevó a esos votantes 3 a 1. La credibilidad erosionada del Sr. Trump y su incapacidad para mantener un mensaje covivo consistente pueden haber sido cruciales.

Aún más desconcertante, según el análisis de Fabrizio, el Sr. Trump “sufrió sus mayores pérdidas entre los votantes blancos, particularmente los hombres blancos en ambos grupos de estados.” Esto compensó sus ganancias de dos dígitos entre los hispanos, mientras que le fue tan bien entre los negros como en 2016. El ex presidente también perdió terreno con casi todos los grupos de edad en ambos conjuntos de estados, y “sufrió con los votantes blancos con educación universitaria en general.”

No estamos ensayando todo esto para frotar una herida política abierta. La cuestión es recordar mientras pasa el tiempo y el señor Trump culpa a todos los demás de su derrota que 2020 era una carrera ganable. El Sr. Trump tenía muchos logros que pregonar, y los votantes los reconocieron. Pero el consistente mensaje de campaña de Biden de volver a políticas más tranquilas y unificadoras resonó entre millones de votantes que estaban hartos de la constante agitación de Trump.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *