El príncipe heredero de Arabia Saudí aprobó el asesinato del periodista Khashoggi

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohammed bin Salman, aprobó la operación que condujo al brutal asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi en 2018, según un informe de inteligencia estadounidense publicado este viernes.

Un informe no clasificado de la Oficina del Director de Inteligencia Nacional confirmó las conclusiones clasificadas de la CIA pocas semanas después del asesinato del escritor disidente, residente en Virginia y columnista del Washington Post.

El informe de dos páginas decía que la comunidad de inteligencia basaba sus conclusiones en el control absoluto del príncipe heredero, conocido como MIA, sobre la toma de decisiones en el reino, su “apoyo al uso de medidas violentas para silenciar a los disidentes en el extranjero, incluido Khashoggi”, y la participación de sus principales ayudantes y funcionarios de seguridad en las operaciones.

No quedó claro de inmediato qué medidas tomará la administración para cumplir la promesa del presidente Biden de exigirle responsabilidades por el delito. Legisladores de ambos partidos han propuesto sanciones que van desde las restricciones económicas y el enjuiciamiento penal hasta la prohibición de hacer negocios en Estados Unidos con el príncipe heredero, de 35 años.

“Creo que hay una serie de medidas sobre la mesa”, dijo el jueves la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, a los periodistas.

Como parte de su promesa de “recalibrar” las relaciones con Arabia Saudí, Biden citó varias áreas que incluyen los abusos de los derechos humanos y la represión política de Arabia Saudí, la actual guerra liderada por los saudíes en Yemen y la muerte de Khashoggi. Ya ha detenido las ventas estadounidenses de armas ofensivas utilizadas en la guerra contra los rebeldes Houthi de Yemen y ha hecho una pausa para revisar todas las demás compras de armas del reino, el mayor comprador mundial de equipos de defensa estadounidenses.

Pero al mismo tiempo, Biden instó a los saudíes a convertirse en socios regionales clave y dijo que Estados Unidos continuaría su cooperación antiterrorista y su asistencia contra las amenazas regionales, incluida Irán.

Las futuras relaciones con el príncipe heredero -el heredero de la corona que ahora ostenta su padre, de 85 años, y que ya es el líder de facto del país- serán complicadas. La Casa Blanca retrasó la primera llamada de Biden al rey Salman más de un mes después de la toma de posesión, dejando claro que no quería a su hijo en la línea.

Ninguna de las partes mencionó si el tema de Khashoggi se planteó en la llamada telefónica, que finalmente tuvo lugar el jueves.

La publicación del informe marca el final de un largo proceso que comenzó cuando Khashoggi, que fue atraído al consulado saudí en Estambul para obtener documentos, fue drogado y desmembrado por agentes saudíes. Sus restos nunca se encontraron.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *